Castellano
Dec
14

De Película

Author Juan Ignacio Alvarez Fermosel    Category Firmas

Juan Ignacio Alvarez Fermosel con Zuleta

Juan Ignacio A. F. con Zuleta

Aquél que diga que no le ha pasado… no es jinete. Hace muchos años tuve la suerte de encontrarme con algunos amigos y decidir que era tarde de cine, allí fuimos y cómo no, si en cartel había una de caballos, ¿ qué otra cosa íbamos a ver?

Nos metimos en la sala 2 a ver una peli que se llamaba “Seabiscuit”, no sé si escribe así o parecido, el inglés nunca fue mi fuerte, gran error por mi parte siendo jinete, ya que el idioma es fundamental en nuestra profesión. Esta película iba de un caballo medio loco, un jinete con ganas de oportunidades y un propietario casi desahuciado que estaba cansado de que su ilusión de ver su caballo se esfumara a cada rato…

Así llego “ZULETA” a mis manos, ¿qué loco no? “Zuleta” era una yegua que no terminaba de cuajar, parecía que tenía algo pero no se veía, y cuando Fernando me sugirió que escribiera algo para cerrar el año pensé: ¿por qué no? Su historia es curiosa.

Llegué un día por Lupa Ibérica, Fernando estaba, como casi siempre, debajo de la luz de su escritorio rompiéndose la cabeza para sacar adelante el negocio. En estos tiempos la cosa está difícil la verdad, y cuando me acerqué con una de mis tantas ideas para conseguir patrocinio, mientras recordaba mis prados en las sierra, Fernando me dijo:

- “Quiero pedirte una opinión… Tengo una yegua en el CCVM (Club de Campo Villa de Madrid) que se llama “Zuleta”, la monta otro Zuleta y la voy a mandar a criar porque ya estoy cansado de que la yegua no haga las cosas del todo bien. Me parecía divertido que hubiera una yegua que llevara mi apellido, y que la casualidad de la vida también la monte mi sobrino que lleva nuestro apellido : Zuleta, que es de Zuleta y la monta Zuleta… Me parece como algo del destino… (Fernando hizo un silencio) pero ya no me divierto… ¿Tú tendrías lugar en tu casa si la pongo a criar ? ”.

- ¡ Claro!, dije inmediatamente, (un cliente mas pensé), a Tovarich le hace bien que la gente vea que sus instalaciones también pueden ser útiles para caballos que vengan del CCVM, me gusta que la gente sepa que tengo prados relindos al pie de La Pedriza, podía ser una buena idea que un propietario llevara su yegua ahí para criar. Pero Fernando quería probar una última vez, quería otra oportunidad para “Zuleta” y su idea era intentarlo antes de tomar la decisión definitiva de criar con ella ; la curiosidad me hizo preguntar… ¿y por qué no vale?, (Mientras preguntaba pensé) como la peli: Un propietario desahuciado, un jinete con ganas y un caballo medio loco, ¿ y por que no? Al fin y al cabo mucha diferencia entre la vida real y la ficción no hay…

Me fui enterando de que la yegua venía de Holanda, que la había detectado o descubierto un gran entendedor de caballos, que tenía sangre y calidad para aburrir, y me dije… ¿ y si le damos otra oportunidad?… Hacia allí marché, rumbo al Club de Campo de Villa de Madrid (CCVM) y le dije a Fernando que la montaría y le daría mi opinión.

Juan Ignacio A.F. con Zuleta

“Zuleta” era una yegua joven, de 6 años, castaña, brillosa, holandesa, atenta, delicada pero fuerte, con ojos de lista y genio latente, guapa, quizás con poca fuerza pero quedan dudas, un “gato” como llamamos en la hípica a un caballo ágil y rápido, parecía algo pequeña, como el caballo de la peli. Saltó bien aunque se notaba que había algo más, tenía calidad, está claro, pero eso es tan bueno como malo, sugerí a Fernando dos meses más como última oportunidad antes de hacerla flamante madre, y así se fue para la sierra a que la montara yo a ver si valía para algo.

Tengo la teoría de que muchos caballos se transforman en máquinas de saltar y se olvidan de ser caballos, con lo cual empecé a ver si la cosa venia por ahí. Ella salta muy bien pero parece que no le gusta saltar, en fin… en la sierra los caballos, caballos son… fueron pasando los días, prados, paseos, campo, carreras y galopes, y trabajo entre medias… el tiempo se agotaba, debíamos demostrar si hacíamos un buen equipo…

Empezaron las competiciones y la yegua empezó con buen pie, suelta en su cara, con hambre de ganar empezamos a hacerla más grande, empezó a ganar pruebas de 1,20mts, y ya parecía que dejaba de ser chiquita. Fernando la veía y decía: – Me parece a mí que está más grande, tiene más culo, etc. Él empezaba a verla más grande, pero no era el físico, era su alma.

Siempre me ha dicho que tiene claro que está a la venta pero cada concurso la yegua va a más, y Fernando se entusiasma, empezamos a hacer buen equipo, entonces aparece la ‘sponsorización’, ahora se llama “Zuleta de Lupa”, llegó lo que fui a buscar a ese escritorio aquella tarde…

Se empieza a escuchar el nombre de “Zuleta”, se susurra pero no se dice, la yegua hace 1,30mts. pero parece que ahí está su límite, siempre pasa con lo justo, sin esforzarse demasiado, preguntan su precio, Fernando es vendedor, pero le gusta la publicidad que nos trae, no la regala ; seguimos adelante, la yegua tiene que demostrar que hace bien 1,30mts para costar eso, como su jinete lo tengo claro, tiene que demostrarlo…. Pero Fernando es del turf, viene de las carreras, acostumbrado a salir a la arena y ganar, es un gladiador de la vida, le falta paciencia en un caballo joven, la yegua aún lo es… ¡necesitamos tiempo!

Llega el verano, Fernando empieza a ver que su ilusión se desvanece, ¿ valdrá la pena?, cualquiera que sea propietario entiende lo que digo, los premios son muy bajos , ¡qué difícil es financiar esto! Tenemos pocos cartuchos, “Zuleta” descansa, se prepara la temporada de Julio y Agosto y por qué no Septiembre… Buscamos el sitio, los lugares de concursos divertidos y vamos a Burgos y allí ya saben quién es, la conocen, ¿cómo puede ser?, si nunca hemos saltado por allí. Las noticias vuelan, hay que aprovecharlo.

Y llega nuestro momento, la yegua gana dos grandes premios de grupo III, qué bien, respiramos de nuevo, la yegua ya deja de ser una yegüita, ahora es más grande, quizás ha echado más culo como dice Fernando, ahora es titular, cada concurso a donde vamos tenemos opciones de ganar, ha madurado, tiene 7 años y su jinete puede apretar un poquito más… ¡pero no apretemos mucho que no dejan de ser 7 años!

Misión cumplida…. La yegua ha demostrado que puede más, no sabemos si su techo es ese, no sabemos cuál es el futuro, vamos hacia adelante como en la peli de Terminator, con Arnold Schwarzenegger o como se escriba, mi inglés me sigue jugando malas pasadas. Un futuro incierto…, eso a Fernando no le hace gracia, quiere tenerlo todo planificado, pero en los caballos eso no es fácil, son seres vivos… Lo que ha hecho lo ha hecho bien, si cría algún día seguro serán buenos potros, pero por ahora está en las pistas, y seguirá estando, porque si se vende será porque la quieren para saltar, es como las películas, final feliz… y continuará…

Los que vamos a morir te saludan… como en las pelis de gladiadores cuando salen a la arena. En 2012…. “Zuleta” y yo… Seguiremos dando guerra…



1 Comentario sobre “De Película”

  • María Goyoaga January 20, 2012 at 10:35 am

    Me ha parecido un “reportaje” muy bonito y entrañable.

Escribir comentario



Lupa Ibérica en la red

Lupa Ibérica en YouTube

Categorías