Castellano
Dec
14

“Su pista tiene arreglo”

Decíamos en un anterior artículo sobre la construcción de pistas para caballos que puede encontrar en éste blog : “la filosofía constructiva de pistas artificiales es lograr un terreno uniformemente mullido pero resistente al uso continuado del caballo, un animal de peso considerable aumentado con el del jinete, que trabaja sobre unas extremidades en forma de cuña que se clavan en el suelo y luego, a la salida, lo hacen con un efecto “cuchara”.
La construcción tradicional de pistas basada en la colocación de áridos de más a menos granulometría, con zanjas o tubos para recogida de aguas y sobre estos la capa superficial sobre la que trabajarán los caballos, sabemos que es un fracaso porque la especial manera de trabajar del caballo hace que las arenas tiendan a descender y, el efecto cuchara del casco al salir, aflora a la superficie las piedras de las capas inferiores. También fracasan los que intercalan una manta de geotextil para que haga de filtro anticontaminante. El problema de la manta de geotextil es que, si la situamos muy cerca de la superficie, los caballos la atravesarán haciendo de ella un cedazo por el que aflorarán las piedras y, si instalamos encima una capa de arena consistente, los caballos se enterrarán demasiado en ésta y se agotarán rápidamente. En Lupa estamos logrando grandes éxitos en la construcción y el arreglo de pistas construidas con sistemas tradicionales obsoletos mediante la utilización de la rejilla anticontaminante, no solo porque impide la mezcla de componentes por la acción del caballo, manteniendo el drenaje y la capa superior en perfectas condiciones, sino porque con la rejilla se logra una superficie estable y uniforme, sin blandones, mayor flexibilidad ante el impacto de los cascos, un drenaje en el 100% de la superficie y la utilización de menor cantidad de áridos.
A la hora de rehacer pistas que no funcionan, la rejilla permite a veces la recuperación o reutilización de gran parte de los materiales existentes sin tener que renovar la totalidad de los mismos, lo que sin duda se traduce en un importante ahorro. El proceso es más o menos el siguiente :

Retiramos la arena de la capa superior que incluye las piedras que han aflorado

Compactamos los áridos inferiores

Instalamos la manta de geotextil y nivelamos con una nueva capa permeable

Instalamos la rejilla y rellenamos

Volvemos a colocar la arena que previamente habíamos apartado pasándola por un tamiz para eliminar las piedras

Y, si el cliente lo desea, aportamos Geopat y mezclamos

El resultado es una pista uniforme, que evacua el agua de lluvia sin problemas, libre de piedras y económica.


Escribir comentario



Lupa Ibérica en la red

Lupa Ibérica en YouTube

Categorías